Deportivo Del Lunes
www.ddldeportivo.com.ar
viernes 23 de junio de 2017 - Edición Nº277

La ilusion intacta en el Scocco

19 mar - Solo Los futboleros que patearon las calles rosarinas durante la semana, pueden dar fe del tremendismo dolor que provocó la derrota en el debut leproso contra Defensa en Varela. Llovían críticas a mansalva que presagiaban un futuro muy diferente a lo que había ilusionado al hincha en la temporada 2016. Y si los propios estaban desencantados, los de enfrente sonreían a carcajadas seguros que “se acabó lo que se daba”.

Sólo se coló entre los titulares negativos de los medios, la nueva acusación que recayó sobre Diego "Panadero" Ochoa, ex jefe de la barra brava de Newell’s Old Boys, que a solo quince días de recibir un duro revés en los Tribunales al ser condenado en un juicio oral y público a 11 años de cárcel por instigar el asesinato de su antecesor en la tribuna, Roberto "Pimpi" Caminos, vuelve a afrontar ahora una acusación idéntica, que le atribuye ser el impulsor de igual delito contra una persona que aspiraba a sucederlo en el comando de la hinchada.

Esta semana lo procesaron como el mandante de dos atentados a balazos contra Maximiliano "Quemadito" Rodríguez. El primero, un ataque de diez tiros que lo obligó a caminar con muletas; el otro, perpetrado nueve días después, la ejecución que le quitó la vida en plena tarde frente al edificio de Corrientes y Pellegrini donde estaba viviendo.

En eso tuvo que salir a calmar los ánimos el propio entrenador, Ossela, que en una entrevista al diario más leído en Rosario aseguró: “que la autocrítica lo hace crecer” pero que “la ambición sigue intacta”. A él se le sumó el líder, ídolo y referente, Maxi Rodríguez, declarando que “no hay que desesperarse por la derrota en Varela”.

Como un refresco con hielo en el corazón del desierto, apareció Scocco, mojó por tres, Newells goleó a Vélez en el Parque y da a entender que la ilusión está intacta en la cabeza del mundo Leproso.

Por si había dudas

La contundencia y eficacia reencontraron a Newell’s con la victoria. El conjunto del Parque entendió cómo aprovechar el sinfín de desaciertos de Vélez, para liquidarlo con el manual del goleador bajo el brazo de Ignacio Scocco. La imagen desdibujada de la semana pasada del rojinegro se modificó por otra auspiciosa, esa que mayormente acostumbró a dejar en este torneo. Ayer jugó con inteligencia, aguardó el momento apropiado y pegó cuando Vélez bajó la guardia, para convertirse en escolta junto a San Lorenzo, quien juega hoy.

La preocupación era saber de qué manera Newell's reemplazaría al lesionado Formica. Osella incluyó a Isnaldo para tener juego por afuera y lo mandó a Maxi Rodríguez para moverse como lo hace el Gato. Si bien el creativo no tiene sustituto, el rojinegro disfrazó bastante bien su ausencia. Con intermitencias, Isnaldo no desentonó y fue partícipe de la segunda conquista de la tarde.

Por momentos, Newell's presionaba alto. En otros, lo hacía unos metros más atrás. Elías se complementaba bien con Quignón. El dueño de casa la recuperaba, a partir de la llamativa imprecisión de Vélez, y salía rápido de contra. La visita era inestable y quedaba mal parado ante las réplicas locales.

Newell's se sentía cómodo, dejando que Vélez se confunda con la pelota. Para muestra, el primer gol. Quignon casi la pierde cerca de su área, pero el rebote providencial lo favoreció para iniciar una contra con campo a favor. El volante transitó casi media cancha sin oposición y la cedió en el momento exacto para la corrida de Scocco a espaldas de los defensores. Con la gambeta sobre la izquierda, el goleador dejó atrás a Assmann y la empujó de zurda al fondo del arco.

El negocio de Newell's era claro. La fórmula era lastimar ante cualquier descuido. Mientras, en el fondo, no corría riesgos. Domínguez no se la dejaba tocar a Pavone y San Román cerraba el lateral ante los intentos del Burrito Martínez, además de proyectarse con criterio.

La Lepra capitalizó un nuevo grosero error del rival para aumentar. Giannetti la cruzó al medio a donde no había ningún compañero. Isnaldo inició el ataque y la cruzó a la derecha. Scocco picó por el sector que había dejado Giannetti, la controló sin oposición y la cruzó abajo para anotar el segundo.

Práctico y letal, el local resolvía el partido en la primera mitad, con la capacidad goleadora de Scocco.

La segunda etapa arrancó con las mismas características. Vélez era irresoluto con el balón y Newell's era inteligente en cada movimiento. Maxi Rodríguez falló en un centro de Amoroso, que partió en posición adelantada, en una jugada que debió terminar en gol pero fue a donde se encontraba Assmann. La Fiera había desperdiciado otro, de frente al arco, en el cierre de la etapa inicial.

El potente disparo de Scocco desde media distancia que ingresó arriba, sin que Assmann pudiera hacer nada, le puso la rúbrica a una tarde victoriosa.

Al partido le sobraron minutos. Newell's ya había realizado lo más importante: sacar una buena diferencia para ganar sin objeciones. En realidad, sin nuevas objeciones, porque parece que todas las habían revoleado por la cabeza durante la semana previa a esta merecida goleada.

Newells

Colabora:
Nicolás Latini

Ver más notas de Newells

Dejá tu comentario

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias