Deportivo Del Lunes
www.ddldeportivo.com.ar
viernes 23 de junio de 2017 - Edición Nº277

Para espantar a la mufa

19 mar - El equipo de Vivas volvió a conocer el triunfo derrotando como local a Patronato por la mínima diferencia. Cuando empezaban a aparecer todo tipo de rumores por la seguidilla de derrotas, el pijotero y mal jugado logro se valora mucho. Aire puro para el DT en una semana intensa para el mundo Pincha.

Por más ídolo, presidente, crack o genio que sea, Sebastián Verón también se siente en lugares poco cómodos o inconvenientes. Sin que nadie se lo diga, interiormente la Brujita sabía que desde que anunció que volvía a ponerse los cortos y se sumó al plantel profesional a cargo de Vivas, ya nada fue lo mismo. Desde ese momento hasta hoy un equipo que llegó como puntero y gran candidato hasta ese anuncio, se derrumbó como por obra de magia de allí para adelante.

Costaba analizar los motivos de esa casualidad o causalidad en lo deportivo. ¿Vivas no podía tener la misma llegada al grupo por la figura del presidente-jugador en el vestuario? ¿Los jugadores no estaban muy cómodos compartiendo la intimidad del grupo con quien les paga los sueldos? ¿Los pibes se intimidan por el aura de su propia figura? Tal vez nada de eso, quizás un poco de cada cosa.

La cuestión es que el propio Vivas debió salir al ruedo públicamente asegurando que “tenemos la necesidad de salir de este momento” y cada uno que se enfrentaba a un micrófono intentaba calmar los ánimos pidiendo la paciencia de la gente.

Todo ese combo generó la sensación que de no ganarle de local al Patrón, la olla de presión podía ya no soportar tanto y que alguna consecuencia podía llegar a generar otra postergación en la conquista de un triunfo. Pero nada de eso pasó. Salió a ganar, abrió el marcador con la cabeza de Desábato y desapareció del mapa. Pero ganó y sirve, más no sea, para espantar la mufa que acechaba hace rato.

De Liniers al Río, con el agua al cuello

La tonta salida desde el fondo sobre el final mismo del partido con Vélez en el debut que terminó en el 2 a 3 definitivo con sabor amargo y el buen propósito mostrado en el viaje a Brasil que tampoco sirvió para evitar otra derrota fue demasiado picante para el paladar acostumbrado a festejar en los últimos tiempos de los hinchas de Estudiantes.

El nivel bajo de Andújar, la defensa descompensada y frágil, los laterales en baja partido a partido y la gran cantidad de goles en contra recibidos ocuparon el podio de los críticos desorientados. ¿Cómo se puede cambiar tanto en tan poco tiempo? La respuesta soluciona parte del problema, el de la cabeza, el de sacarse la mufa, pero solo desde el resultado. Porque la otra mitad sigue preocupando, sobre todo porque la imagen que se llevaron los Pinchas a sus casas fue lo pobre que se mostró su equipo después de ponerse en ventaja.

Parece poco pero no lo es

El cabezazo del Chavo selló la victoria. El resto se analiza mucho más tranquilo en la semana que de trabajo. El inicio del partido lo encontraba a Estudiantes con la posesión de la pelota pero sin poder llegar claramente al arco rival. La mitad de la cancha se transitaba con más pierna fuerte que juego.

Hubo que esperar hasta los 12' de la parte inicial para ver la primera jugada de peligro por parte del visitante. Tras una gambeta en la medialuna del área Arce remataba y la pelota se iba apenas desviada del palo derecho de Andújar.

Tras ese aviso iba a tener la primera el Pincha. A los 18' una gran jugada de Otero por derecha juntando rivales, lo ve entrando sólo a Solari y éste lo busca a Viatri que termina cabeceando por arriba del travesaño.

La iniciativa siempre fue del Pincha pero llegando a la mitad del primer tiempo no lograba acercarse con fuerzas al área rival. A los 28' iba a ser Ascacibar que de 30 metros iba a intentar desde afuera sin suerte.

A los 32' Estudiantes iba a avisar por segunda vez. En una jugada individual de Viatri, que el delantero sacó de la galera, remataba de media chilena. Aún sin puntería en el toque final el local ya mostraba la antesala de lo que iba a ser el primer grito de la tarde.

Llegabamos al minuto 36 cuando tras una falta dudosa Estudiantes iba a tener un tiro libre sobre la izquierda. De allí, llegaría el centro que Leandro Desábato, cuándo no, iba a conectar de cabeza para el delirio de la gente Pincha.

Sobre el final el conjunto de Nelson Vivas iba a justificar la ventaja. En la última del primer tiempo Otero dentro del área chica se lo iba a perder de cabeza, sólo. El colombiano, que no andaba fino, la mandaba por arriba del travesaño.

El segundo tiempo iba a empezar con un mano a mano perdido por el colombiano Otero, que tardó tanto en definir que tras la urgencia del defensor terminó enviandola al cuerpo de Bértoli.

Desde esa situación todo fue de Patronato. Estudiantes se replegó en defensa y le dio la pelota al visitante que sin ideas manejaba a criterio las situaciones del partido.

Estudiantes

Colabora:
Joaquín Tabares

Ver más notas de Estudiantes (LP)

Dejá tu comentario

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias